viernes, 22 de julio de 2016

NOODLES CON VERDURAS Y GAMBAS


 


Los fideos asiáticos o noodles han irrumpido con tanta fuerza en nuestra rutina gastronómica, que no sólo se venden precocidos, instantáneos y secos; también disponemos en nuestras calles de establecimientos especializados en este atractivo producto.



Ingredientes:
 

4 Raciones de noodles (usé precocidos envasados al vacío)

1 Calabacín

1 Cebolla morada pequeña

2 Zanahorias medianas

1 Puñado de ajos tiernos

¼ Gambas frescas

1 Cucharadita jengibre fresco recién rallado

2 Cucharadas salsa de pescado

6 Cucharadas salsa de soja

1 Cucharada salsa de chili dulce

Sal

Pimienta

Aceite de oliva suave

Hierbabuena fresca picada

 

Preparación: 

En wok o en sartén tradicional, se vierte un chorrito de aceite de oliva y se procede a saltear las verduras previamente lavadas y cortadas en trozos  de un  bocado.

Mientras tanto, se pelan las gambas y se reservan.

Una vez las verduras están cocinadas pero crujientes, se salpimientan,  y se añaden las salsas y el jengibre. 

Se introducen las gambas unos segundos, justo hasta que cambian de color. A continuación, se agregan los fideos, separándolos unos de otros con ayuda de un tenedor y mezclando bien todo el conjunto.

El toque final y fresco se lo da la hierbabuena justo antes de servir. 

 

Consejos:

 Compré los fideos precocidos llevada por mi manía de probar todo lo nuevo, pero debo confesar que con reservas, ya que la pasta en ese formato es algo que jamás había probado. Me resultó muy rica y cómoda y, desde entonces, siempre recurro a ella para este plato. Cada paquete contiene dos raciones envasadas individualmente y son muy fáciles de usar y conservar.

Si prefieres la pasta seca, calcula unos 75 gramos por persona y sigue las instrucciones que marca el fabricante. Para esta receta sirven las distintas variantes de fideos asiáticos, udon, soba, etc.

Asimismo, puedes sustituir las gambas por pollo, pescado, cerdo…A estos fideos les pasa como a la pasta italiana, que les va cualquier ingrediente.

Una consideración a tener en cuenta es el uso moderado de las salsas de soja y pescado, ya que son fuertes y muy saladas, por lo que es importante comprobar que no nos pasamos. En el caso de la soja, suelo combinar una normal con otra baja en sodio. 

viernes, 15 de julio de 2016

UNA QUICHE Y UN DESEO DE PAZ



Hasta anoche, pensar en Niza era recordar ese vibrante Paseo de los Ingleses donde el bullicio del verano no me impidió contemplar su belleza.  Una ciudad alegre, viva, eso que tanto molesta a los que quieren imponerse  con armas, camiones…con lo que sea, menos con la razón, de la que carecen.
 

Ingredientes: 

1 Lámina masa quebrada o brisa
1 Brick pequeño nata para cocinar
4 Huevos
3 Lonchas bacon
100 gr. Queso rallado (tipo gruyere)
Sal
Pimienta
Mantequilla para engrasar el molde
 

Para acompañar:

1 Bolsa de brotes de lechugas variadas
2 Tomates de ensalada
Pipas de girasol
Aceite de oliva virgen extra
Vinagre de Jerez
Sal
Pimienta
 

Preparación: 

Precalentar el horno a 180 grados durante 10 minutos.
Mientras tanto, se van preparando los ingredientes necesarios para elaborar la quiche.
Se coloca la masa sobre un molde redondo y bajo previamente untado con mantequilla. Se pincha superficialmente con un tenedor para que no suba y se hornea unos diez minutos, suficientes para que quede casi hecha, pero sin tostarse.
Para el relleno, se trocea el bacon y pasa brevemente por una sartén para que pierda parte de la grasa. Se saca y coloca sobre papel de cocina absorbente.
En un bol amplio, se baten bien los huevos, se salpimientan y se añaden el bacon, el queso y la nata. Se mezcla bien y vierte sobre la masa.
Se hornea durante unos 30 minutos, hasta que está cuajado el interior y la superficie dorada.
Se sirve frio o caliente y acompañado de la ensalada.
 

Consejos: 

 Disfrutar como todos los placeres de la vida, sin rendirse frente a los que quieren acobardarnos y matar nuestra alegría.

viernes, 8 de julio de 2016

ENSALADA DE SECRETO IBÉRICO, QUESO AL VINO Y ARÁNDANOS


 
Esta receta ha sido producto de una cadena que crecía  con cada sabor que se me ocurría para acompañar al anterior. El desencadenante, un queso curado en vino tinto que compré  hace unos días en Albarracín, una preciosa localidad llena de encanto que merece la pena visitar.
 

Ingredientes: 

400 gr. Secreto ibérico
1 Bolsa brotes de lechuga verde y roja
2 Tomates ensalada
150 gr. Queso de oveja curado al vino tinto (o cualquier otro del gusto de los comensales)
Un puñado de arándanos frescos
Sal rosa del Himalaya (u otra sal gruesa)
Pimienta
Vinagre de Jerez
Aceite de oliva virgen extra

Sal común
 

Preparación: 

Se preparan todos los ingredientes para montar la ensalada justo antes de servir:
-       Se pelan los tomates, se hacen rodajas y parten por la mitad.
 
-       Los arándanos se enjuagan y colocan en un escurridor.

-       El queso se trocea en dados.

-       El secreto se hace a la plancha a fuego fuerte para que la grasa quede crujiente y el interior poco hecho, pero cocinado. Sazonar con sal rosa y pimienta recién molida.

-       En un tarro o cuenco se hace la vinagreta con la sal común, el vinagre de Jerez y el aceite de oliva virgen extra. 
 

La ensalada se puede emplatar individualmente con ayuda de un aro o en una bandeja grande. En todo caso, se ponen primero los brotes de lechuga y, sobre ellos, las rodajas de tomate. Se vierte un poco de la vinagreta.
A continuación, se corta en tiras el secreto y se coloca encima de los tomates. Alrededor de la carne se distribuyen los arándanos y los dados de queso.
Se termina con más vinagreta y un toque de pimienta recién molida y se sirve.
 

Consejos: 

Esta ensalada no permite esperas una vez que está elaborada, ya que se pone la carne aún caliente. Otra posibilidad es tener los ingredientes dispuestos y sin aliñar y hacer el secreto en el último momento.
Se trata de lo que los cocineros denominan ensalada tibia que, a algunos espanta y a mí, por el contrario, me encanta. Para gustos los colores, como se suele decir. 

viernes, 1 de julio de 2016

CREPES DE POLLO AL CURRY


 


Ya no hay tantas creperies como antes; de hecho, cuesta  encontrar algún restaurante especializado en estas ricas tortitas y, aunque viajar a  nuestra vecina Francia para deleitamos con ellas estaría justificado, pueden salirnos demasiado caras. En cualquier caso, doy la opción de aprender a elaborarlas.
 

Ingredientes: 

Para la masa de  crepes:
2 Huevos camperos

250 gr. Harina
Un vaso grande de leche
Sal
Aceite de oliva virgen extra
 

Para el relleno:

2 Cuartos traseros de pollo cocidos y desmenuzados
1 Cebolla
2 Zanahorias medianas
1 Cucharadita curry en polvo
Nuez moscada
1/2l. Leche
3 Cucharadas harina
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta
 

Preparación: 

El primer paso es elaborar las crepes y, para ello, se ponen en una jarra todos los ingredientes, menos el aceite. Se mezclan con la ayuda de una batidora y se deja reposar media hora en el frigorífico.
Una vez ha pasado este tiempo, se procede a cuajar las crepes. Lo primero que hay que tener es una buena sartén  antiadherente. Se engrasa con unas gotas de aceite y, cuando está caliente,  se vierte un cucharon de la masa. Debe cubrir toda la base del recipiente, pero quedar muy fina. Se deja cuajar hasta que comienzan a dorarse los bordes; en ese momento, se vuelve con ayuda de una espátula grande o cogiéndola con los dedos. Este proceso se repite con cada una.
Cuando están todas hechas, se reservan y prepara el relleno:
En un chorrito de aceite, se rehogan la cebolla picada fina y las zanahorias en juliana. Se añade el pollo, se agrega la cucharadita de curry y se rectifica de sal.
Mientras tanto, se elabora una bechamel. Se ponen unas tres cucharadas de aceite a calentar. Se echa la harina, que se deja unos segundos para que se cocine y, por último, se vierte el medio litro de leche. Se deja cocer unos minutos hasta que adquiere la textura de crema.
Finalmente se condimenta con sal, pimienta y nuez moscada.
Se  impregna el pollo con la mitad de la bechamel de forma que quede jugoso, peo compacto.
Se rellena cada crepe, se enrolla y cubre con una fina capa de la crema restante.
Gratinar brevemente y servir.
 

Consejos: 

En vez de hacer el relleno con el pollo cocido, también se pueden poner los trozos de éste en crudo o aprovechar los restos de un pollo asado.
En cuanto a las crepes, parecen más difíciles de lo que realmente son. Lo primordial es una buena sartén antiadherente y que la masa esté en su punto.  Esto último es rectificable sobre la marcha. La primera tortilla suele desecharse y nos indica si tiene la consistencia adecuada. Si está muy espesa, se aligera con un poco de agua fría. Debe tener la suficiente fluidez como para moverse por la sartén cuando la echamos sobre ella, pero sin llegar a ser aguada.
En caso de apuro o de cobardía extrema, existen en el mercado crepes cocinadas y envasadas de calidad.

viernes, 24 de junio de 2016

COPA “A MI ANTOJO”


 
Efectivamente, porque ya que la elaboré para darme un capricho, aproveché para echarle todo aquello que me gusta. Afortunadamente fui comedida, ya que,  por gustarme, me gusta todo lo que se come frio o caliente, crudo o cocinado, pero no era cuestión de abusar. Dice mi hija que el mejor regalo para mí es alguna exquisitez gastronómica. Qué bien me conoce! Cómo cambiamos con la edad…Cuando era pequeña siempre decía a mi madre, “tráeme algún regalo, pero que no sea de comer”.

 
Ingredientes: 

1 Tarrina de queso crema
1 Yogur natural cremoso
250 gr. Cerezas o picotas
4 Cucharadas azúcar glas
200 gr. Brownie (o cualquier otro bizcocho similar de chocolate)
Hojas de menta para adornar
 

Preparación: 

Se mezclan con unas varillas el yogur y el queso, y se añade el azúcar glas.
Se despepitan las cerezas y se dividen en mitades de manera que no se deformen mucho.
El brownie se trocea con las manos o un cuchillo en pedacitos similares a las cerezas.
A la hora de montar las copas, se alternan capas de crema de yogur con otras de cerezas y trozos de bizcocho.
Se enfrían bien y se sirven adornadas con unas hojas de menta.
 

Consejos: 

El tipo de bizcocho de chocolate que le va a este postre es aquel en el que predomina el cacao. También va muy bien con los que se hacen sin harina y son un poco amargos.
Si no quieres hacer porciones individuales, te recomiendo que utilices unas hojas de gelatina para darle consistencia y no se desparrame cada vez que sirvas una porción.
Como dije, esta copa es  a mi antojo, pero puede ser al de cualquiera y ponerle fresas, frambuesas, albaricoques, etc.  como frutas alternativas. Asimismo, se puede añadir algún sirope o sustituir el queso y el yogur por helado. El caso es disfrutar.

viernes, 17 de junio de 2016

BOQUERONES ADOBADOS


 
Los boquerones fritos, sin más, ya están buenísimos, pero si quieres darles un toque distinto o no vas a cocinarlos inmediatamente, esta receta te interesa.  Es una estupenda manera de conservarlos.

 

Ingredientes: 

½ k. Boquerones limpios de tripas y espinas
2 Dientes de ajo picados
Zumo de limón (aprox. medio limón)
1 Cucharadita pimentón dulce
Sal
Harina
Aceite de oliva 
 

Preparación: 

Se mezclan los dientes de ajo, con el zumo de limón y el pimentón. Se sumergen en este aliño los boquerones previamente salados.
Se mantienen al menos dos horas, para que tomen el sabor del adobo.
Unos minutos antes de comer,  se colocan en un escurridor, se enharinan y se fríen en abundante aceite caliente.
Se pasan a un papel absorbente o un colador metálico para que no queden grasientos. Listos para deleitarse!
 

Consejos: 

Las claves del pescaito frito malagueño son bien sencillas: buena materia prima, tamizar el pescado rebozado para que lleve sólo la harina necesaria y abundante aceite caliente.
En este caso, el aceite puede quedar inservible para otros usos al usarse un aliño con pimentón, por lo que puedes optar por el de girasol que, en cualquier caso, no se puede reutilizar.
En cuanto a las formas de presentación de los boquerones, pueden ser abiertos o cerrados, simulando que aún llevan espinas. 

viernes, 10 de junio de 2016

TORTILLA DE BACALAO



Con este calor, apetecen comidas más ligeras, que nos alimenten sin aportarnos tantas calorías como los potajes o guisos.  Las tortillas son estupendas para eso y, más allá de la clásica de patatas, tenemos un sinfín  de sabores por explorar.
 

Ingredientes: 

350 gr. Bacalao desalado
6 Huevos camperos
1 Cebolleta
2 Dientes de ajo
Perejil fresco picado
Aceite de oliva virgen  extra
Pimienta recién molida
Sal (dependiendo del punto de salazón del bacalao)
 

Preparación: 

El primer paso consiste en blanquear el  bacalao unos minutos en agua a baja temperatura.
A continuación, se pone en un escurridor. Una vez ha enfriado, se sacan las lascas de pescado y se reservan.
Se cortan la cebolleta y los dientes de ajo en cuadraditos y se pochan despacio en un chorrito de aceite, hasta que quedan blandos. En ese momento, se añade a la sartén el bacalao y se rehoga brevemente, para que éste no se desmenuce.
Mientras tanto, se baten los huevos y se salpimientan.
Se les agrega el contenido de la sartén y perejil  picado y se mezcla bien.
En una sartén antiadherente se echa unas gotas de aceite. Cuando está caliente, se vierte la mezcla de los huevos con el bacalao y se cuaja como cualquier tortilla, pero con cuidado para que no quede seca.
 

Consejos:

A los que adoramos la tortilla de patatas de calidad no gusta de cualquier manera: recién hecha, de un día para otro, fría, caliente, cruda o muy cuajada. En el caso de la de bacalao, hay que tener la precaución de apagar el fuego a tiempo para que quede jugosa por dentro.