viernes, 9 de septiembre de 2016

CRUJIENTE DE MELOCOTÓN


 
Los melocotones me encantan, pero, a veces, desearía saborearlos  de una manera más cómoda e igualmente exquisita, respetando su sabor original. La receta que os propongo consigue eso mismo, hacerlo ligero y fácil comer, sin alterar su esencia.

 

Ingredientes:
 
6 Hojas de pasta filo
2 Melocotones grandes y carnosos
50 gr.  Mantequilla
Azúcar glas
Nuez moscada recién molida
 
Preparación: 

Lo primero a tener en cuenta en esta receta es precalentar el horno a 180 grados por arriba y abajo y con ventilador, si es posible.
Las hojas de filo son muy delicadas y se secan y endurecen enseguida, por lo que es conveniente que el proceso de  elaboración sea rápido y, por supuesto, no precipitarnos y  sacarlas de su envase hasta el instante antes de usarlas.
Los pasos son muy sencillos:
Pelar y cortar los melocotones en dados no muy pequeños, del tamaño de una almendra aproximadamente.
Espolvorearlos con nuez moscada recién molida y reservarlos.
Sacar las hojas de  filo y partirlas a la mitad.
Derretir la  mantequilla en el microondas. Pintar con ella las hojas de pasta y los moldes individuales
Colocar en ellos las láminas de masa de forma que cubran la base y los lados. Debe sobrar por los extremos.
Repartir los melocotones en el interior de los recipientes y cerrarlos con la pasta filo sobrante. Engrasar la superficie con mantequilla.
Meter en el horno a 160 grados durante unos 25 minutos,  hasta que se ve dorado.
Desmoldar y servir templado o frio espolvoreado con azúcar glas.
Se puede acompañar de helado o una crema ligera.
 
Consejos: 

Para esta receta es mejor elegir melocotones  carnosos. Los jugosos pueden soltar demasiada agua al cocer y reblandecer la masa filo.
Es fundamental que las hojas de pasta estén bien engrasadas. Si no quieres usar tanta mantequilla, puedes mezclarla con aceite de oliva o sustituirla por éste, aunque en estas preparaciones la mantequilla confiere un sabor muy especial.
Usé moldes individuales de soufflé, pero puedes utilizar los que tengas, siempre que sean aptos para horno. .Al tratarse de una masa que se rompen y salta al partirla y, teniendo en cuenta que lleva poco relleno para sostenerla, no recomiendo los recipientes grandes.

2 comentarios:

  1. A ver si me animo a usar pasta filo que esta receta tiene una pinta increible. Un besazo.

    ResponderEliminar